La duda es el camino

Otra vez en la encrucijada. Otra vez la maldita contradicción. Ella no llegó allí para eso. Ella buscaba la certeza, y de momento sólo encontraba dudas. Dudas… y rabia porque su tutora no hacía sino divertirse viendo la frustración de su discípula. No conseguía entender aquella crueldad. No obstante, siempre estaba ahí para hacerle ver las veces que hiciera falta.

—Jajaja… perdoname Silvia— trató de contener la risa al observar a su aluman iracunda. —Pero ya sabes como funciona todo esto.

Silvia, contenía el enfado pero nunca jamás hablaría mal de Carmen, la que había sido su directora de tesis, con la que llevaba trabajando cinco años y que le había enseñado tanto. Carmen era algo más que una suerte de madre, era su maestra.

—No importa. En el fondo sé que no merece la frustración. Pero no soporto las dudas. La ciencia es certeza, la duda es anticientífica. Y el proyecto lleva parado meses por encontrarnos varadas en este callejón sin salida.

Carmen deslizó suavemente las gafas por el puente de su nariz, mirándola por encima de las lentes. Sus ojos no reflejaban condescendencia. Era maternalismo lo que surgía de sus ojos marrones.

—¿La duda es anticientífica? —repitió Carmen extrañada. —Entiendo la frustración que tienes ahora. El ímpetu y el esfuerzo que estás volcando en el proyecto. Eres una persona tremendamente inteligente y disciplinada. Pero además, tienes una cosa que te hace valer más como científica…y son tus dudas.

Silvia la miró extrañada, pero dejo que prosiguiera.

Crédito: Scientificamerican.com

—La duda es la esencia de la Ciencia. La duda es la gasolina que prende cuando surge la chispa. Nuestro sistema de conocimiento no se basa en la certeza, sino en la duda. Sólo el que duda está preparado para poder falsar una teoría. Porque para poder desmentirla, primero hay que dudar de ella.

Silvia miraba a Carmen atónita. De nuevo surgió aquel magnetismo que desprendía aquella mujer desde siempre. Al menos desde la primera vez que la tuvo como profesora, en tercer curso de carrera.

—Plank y Einstein vivían en la duda. Como tú. A Plank le dijeron que en la Fïsica estaba todo descubierto ya, sólo quedaba apuntalar algunas cosas. Pero Plank lo dudó. Einstein tampoco se fiaba de que lo que había en ese momento fuera lo cierto. Si no hubieran tenido dudas, hoy no hablaríamos de ellos. De hecho, el mismo Descartes sólo pudo llegar a saber algo mediante una estrategia que consistía en dudar absolutamente de todo. Ese método se llamaba la “duda metódica”. Y de ahí surgió el método científico que practicamos hoy día.

Carmen miró a Silvia. Claramente la frustración se iba disipando.

—Detrás de cada descubrimiento, de cada pequeña o gran revolusión, hay un corazón trastornado, sumido en dudas. Porque si no hubiera dudas, no hay nada que investigar. Pero por fortuna, nos sobran las dudas. Como dijo Cajal, “no hay cuestiones agotadas, sino hombres agotados en las cuestiones”.  Así pues, donde veas una duda, hay un embrión para una nueva hipótesis, el germen de un nuevo proyecto, un décimo para la lotería de un nuevo descubrimiento. Recuerda siempre que la duda no es el obstáculo. La duda es el camino.

Después del monólogo, Silvia reconoció el error de concepto. Pedimos que la Ciencia sea certera, infalible, sin ningún tipo de grieta o fisura. Pero por definición no puede serlo. Las fisuras de la Ciencia, las dudas, no la invalidan. Sólo la invalidan aquellos que no entienden que la Ciencia sólo avanza buscando sus propias grietas. No aporta verdades, sino que descubre sus errores para reescribirlos e ir perfeccionando la última versión, como si se tratara de un programa informático.

A fin de cuentas, la Ciencia nunca nos llevará directamente a la verdad, porque ese es un camino infinito plagado de piedras en las que tropezar, aprender y levantarse, un camino lleno de dudas.

Esta entrada forma parte de #Polivulgadores de Café Hypatia en su edición de septiembre de 2021. En esta ocasión polivulgamos sobre #PVdudas.

Publicado en Polivulgadores | Deja un comentario

Ilustres vecinos

En la localidad de Maguncia, en el oeste alemán, viven algo más de 200.000 habitantes. Es una ciudad relativamente pequeña, donde casi todos sus vecinos se conocen, donde las vidas son anónimas. No obstante, no se puede decir que Maguncia no sea sede de ilustres vecinos. De allí era el mismísimo Gutemberg. Sin embargo, se diría que hoy día todos sus vecinos son poco más que invisibles.

Los Sahin son una más de esas familias de Maguncia. Ugur Sahin y Ozlem Tureci, ambos de origen turco, viven con su pequeña hija en un apartamento modesto. Salen cada día a trabajar en bicicleta, pues no tienen coche. Entre sus vecinos son unos más, con los que hablar del tiempo, de política y celebrar alguna que otra barbacoa en primavera. El matrimonio está muy unido, ya fuera por su religión, pues ambos son musulmanes, o por su trabajo. Y es que los dos trabajan juntos. Él, Ugur, es oncólogo mientras que ella, Ozlem, es una reputada inmunóloga.

Ugur Sahin (izquierda) y Ozlem Tureci (derecha)

Juntos fundaron hace 20 años una pequeña empresa para fabricar anticuerpos monoclonales para tratar el cáncer. Después de 15 años de desarrollo vendieron Ganymed por 1400 millones de dólares. Pero su visión emprendedora no quedó ahí. No son la encarnación de Martin Luther King pero tenían un sueño. El ARN mensajero podría servir para enseñar al sistema inmunológico a generar antígenos y, por tanto, anticuerpos.

Tomando el café antes de coger la bicicleta de camino al trabajo, Ugur comentó con la directora médica de BioNTech, su mujer Ozlem, una noticia que había leído sobre un virus que hacía estragos en Wuhan a principios de 2020. Era una oportunidad de oro para poner a prueba su sueño. Pusieron a todos sus empleados en BioNTech, cerca de 500, a trabajar en el Proyecto Velocidad de la Luz. Días más tarde se asociaban con la farmacéutica Pfizer para desarrollar la primera vacuna contra el virus de la CoViD.

En la actualidad, la vacuna de Pfizer-BioNTech es la segunda vacuna más administrada en todo el mundo, estando aceptada en 112 paises. Hoy, BioNTech, la empresa biotecnológica alemana, fundada por dos emigrantes turcos en Alemania en 2008, tiene un valor de 25.000 millones de dólares. El trabajo, esfuerzo y dedicación de muchas personas para el desarrollo, distribución y administración de esta y otras vacunas ha supuesto la medida más eficaz para el control de la pandemia por SARS-CoV-2. En 8 meses hemos sido capaces de vacunar a más de un sexto de la población del mundo. Como siempre, África tendrá que seguir esperando pues, a pesar de todo esto, parece que nada ha cambiado.

Probablemente mañana, lunes, Ugur y Ozlem se despierten temprano, desayunen su café y vuelvan a coger su bicicleta para ir a trabajar porque, en definitiva, nada ha cambiado. Es posible que no hayan cambiado ni siquiera sus honorarios. En un mundo donde las estrellas rutilantes se llaman Messi, Beyoncé o J Balvin, Ozlem y Ugur siguen siendo lo que siempre fueron, personas anónimas e invisibles. Porque siempre nos interesó mucho más los que nos entretienen que los que nos cuidan, incluso cuando la salud del mundo entero estuvo en jaque.

Esta entrada forma parte de #Polivulgadores de Café Hypatia en su edición de agosto de 2021. En esta ocasión polivulgamos sobre #PVinvisibles.

Publicado en Polivulgadores | Deja un comentario

Viviendo de las sobras del pasado… y de fotones cansados

Hay veces que, en alguno de los casi-infinitos cambios de dirección que rigen nuestra vida, gozamos de una buena perspectiva hasta que dicha dirección vuelve a cambiar. Para un fotón es más bien al contrario…

—¡Míralo, míralo! Ahí va otro…— dijo el fotón con hastío. —No sabe lo que le espera.

Y es que había visto ya la escena tantas veces que se la sabía de memoria. Siempre ocurría en el núcleo, en la zona más caliente de aquella estrella, el Sol, la temperatura era superior a los 10 millones de grados. Una temperatura tan grande que no existían los átomos, sino las partículas cargadas en un movimiento frenético, un estado llamado plasma. El plasma era una lugar de altísima densidad de partículas y altísima temperaturas, un mundo donde los choques violentos entre partículas estaban a la orden del día

La misma historia de siempre, una y otra vez, la fábrica de núcleos nunca dejaba de funcionar. Protones que chocaban entre sí y generaban deuterio, deuterio que chocaba con otro protón para formar isótopos ligeros de helio. Los mismos isótopos ligeros de helio seguían colisionando y fusionándose entre ellos resultando en núcleos estables de helio. Una cadena de choque, la cadena protón-protón, que llevaba funcionando desde antes de que el enojado fotón naciera.

Esquema de la reacción “cadena protón-protón” o “cadena ppi” que ocurre en el interior de estrellas como el Sol.

De hecho, de cada uno de esos choques nacía un fotón, una partícula (u onda, según se mire, cómo se mire y cuándo se mire, jeje) que portaba la energía electromagnética que sobraba de aquellos choques. Y esto era algo que siempre le confundía al fotón perdido. Y eso que no era un fotón tan joven ya… en los cientos años que llevaba viendo el espectáculo de los choques, algunas cosas sí había aprendido.

—A ver, a ver…¿cómo es eso de la “energía que sobra”?— exclamó sagazmente —¿Y qué hay de la conservación de la energía? ¿Es que después de tantos años aquí se os ha olvidado lo de que la energía ni se crea ni se destruye? — contrariado pensaba que después de tanto choque, y tanta vuelta, él estaba un poco mareado, pero los demás estaban sin duda mucho peor. A su alrededor había fotones mucho más viejos.

—Precisamente, la conservación de la energía sigue vigente e inexorable. —escuchó la voz, a veces ténue y otras veces clara, a veces estaba lejos y otra cerca, una voz que iba y venía y luego se alejaba de nuevo, pero siempre en un tono profundo y solemne. Debía de ser uno de esos fotones con cientos de miles de años, que prácticamente ya lo sabían todo.

—¿No te has dado cuenta de que las cuentas no cuadran? — le gritó el fotón sabiondo con la media sonrisa fotónica y el tono de quien sabe que las cuentas sí que cuadran. Consiguió el efecto. No hay nada peor que hacer pensar a una partícula (u onda) que viaja a la velocidad de la luz. El fotón joven estaba visiblemente malhumorado. Ante esto, el sabiondo se apiadó y decidió compartir lo que sabía con el joven inexperto.

—¿Has visto cómo se van fusionando todos eso protones en helio?

—Sí. —Respondió el fotón joven— Lo que hay en el núcleo es insoportable. Un auténtico infierno —Aunque aquí en las capas medias del Sol la cosa no es mucho mejor, ¿eh?

Allí, en la capa media del Sol había pasado casi toda su vida. Allí seguía habiendo un ambiente muy cargado, en el sentido de que todo eran partículas cargadas libres, electrones por doquier. Cada vez que un fotón se acercaba a uno de esos electrones, su carga y su masa, los hacía cambiar bruscamente de dirección de forma aleatoria, en una danza eterna que bien podría parecerse al camino de vuelta de un borracho a su casa. Todo lo que recordaba de su vida el fotón era esa eterna danza al azar que ya duraba cientos de años, como si se tratara de una molécula de gas.

La trayectoria de un fotón en el interior del Sol se parece un poco al movimiento de una molécula de una masa de gas. Ocurren muchos y repentinos cambios de dirección de forma aleatoria. En el caso de los fotones estos cambios de dirección vienen determinados por la gran densidad de partículas cargadas, principalmente electrones.

—¡Echa las cuentas!— el viejo lo sacó del ensimismamiento. —Por cada 1000 toneladas de protones que se fusionan, ¿cuánto helio se genera ahí en el núcleo?

—Nunca me he parado a contarlas pero… ¡1000 toneladas de helio deben ser! —la respuesta no podría ser otra si realmente prevalecía la conservación de la masa.

—Todos los fotones jóvenes sois iguales— la condescendencia del fotón sabiondo era evidente. Compartirían la misma energía, pero la experiencia es un grado. —Resulta que de cada 1000 toneladas de protones que se fusionan en el núcleo de este Sol, surgen 997 toneladas de helio.

—¡¡Imposible!! —Aquel fotón viejo y sobrado ya se estaba pasando, ¿quería quedarse con él?— ¡¡La conservaci…

—Shhhhh…paraaaa, para un poco— como si un fotón pudiera frenar— La prueba de que lo que te digo es verdad somos tú y yo. ¿De dónde te crees que venimos? — ya no cabía duda de que aquel fotón de los cientos de miles de años se estaba divirtiendo con el joven. Era uno de los pocos privilegios que había allí dentro del Sol. Lo bueno de dar muchas vueltas es que te acabas conociendo a todo el vecindario.

—Pues…nosotros llevamos aquí dando vueltas sin dirección, ni objetivo ni meta ninguna desde el principio de los tiempos, ¿no?

—¡En absoluto! Tú vienes también del núcleo. Allí, donde 4 protones se fusionan para genera un núcleo de helio. Pero resulta que el núcleo de helio pesa un poco menos que la suma de los 4 protones. Por eso, cada 1000 toneladas de protones (núcleos de hidrógeno) generan 997 toneladas de helio. Y en ese proceso, ocurre lo que tú ya has visto tantas veces… la liberación de energía en forma de un fotón. Somos el sobrante de la fusión. Tú, yo y todos los que ves aquí.

—¡Ahhhhhh— el sonido que emite un fotón cuando empieza a entender las cosas.

—¡Ahhhhhh no…. Eeeeeeehh! E de Energía. La masa que sobra se convierte en energía. La masa es energía. Apostaría a que te suena lo de E =mc2, ¿eh?

—¡E de Energía! —se la devolvió.

—En efecto. No puedes mirar sólo el núcleo. Para que te cuadren las cuentas debes mirarnos a todos nosotros, también sumamos. Tienes energía que te hace viajar y rebotar… por tanto equivales al poquito de masa que pare faltar allí. ¿Ya está contento? Ya puedes asumir que sí, que se cumple el prin…

—¡El principio de conservación de la energía! — gritó triunfante mientras cambiaba de nuevo de dirección por acercarse mucho a otro electrón.

Aquel fue el final de aquella conversación de nanosegundos que acercó a dos fotones desperdigados en las capas medias del Sol, entre su superficie y su núcleo. Una zona en la que los fotones que se liberan en el núcleo como resultado de la fusión quedan atrapados, rebotando y cambiando aleatoriamente de dirección, acercándose y alejándose a la superficie solar. La “danza de un borracho” que puede durar ¡hasta un millón de años! Pero eso era algo que el fotón viejo quiso omitir, para no desanimar al joven.

Al final del baile aleatorio del millón de años, el fotón mareado saldrá a la superficie solar. Allí, sin tantos electrones que cambien su rumbo se propagará por el espacio en línea recta. Algunos de ellos, llegarán a la Tierra en ocho minutos.

Ellos son la energía del Sol, la luz, lo que nos calienta, lo que lo formó todo, lo que generó la vida y la mantiene. Si llegan al mar, contribuirán a que se mantenga la temperatura de los océanos, el termostato planetario. Si caen en tierra firme pueden ser absorbidos por algún vegetal que haga un buen uso de él, usándolo para crear nutrientes mediante la fotosíntesis, que luego ingerimos

Surgieron de las sobras de la fusión del hidrógeno en helio, hace mucho tiempo. Los fotones que ahora recibes en tu retina y te permiten leer esto se formaron hace un millón de años, han estado esperando allí todo este tiempo estoicamente para hacer su trabajo, para permitirte (y permitirme) estar vivos.

Vivimos de las sobras del pasado… y de fotones cansados.

Esta entrada forma parte de #Polivulgadores de Café Hypatia en su edición de julio de 2021. En esta ocasión polivulgamos sobre #PVenergía.

Publicado en Polivulgadores | 1 Comentario

¡Así es la vida!

LA PREPARACIÓN

No es nada sencillo. Y como cada camino que va a ser largo y tortuoso, necesita una debida preparación. 60 días de preparación. Es eso… o morir en el intento. Y son muchos los que lo intentan. Unos 250 millones de aspirantes en cada carrera. Y son pocos los que acaban. Uno o ninguno.

Se trata de una carrera donde es tan importante la preparación previa como un buen avituallamiento. La distancia son unos 16 cm a recorrer; el tiempo, unas 24 horas máximo. ¿Obstaculos? Muchos.

LA CARRERA

La pista tubular por la que discurre tan hercúlea carrera tiene un asfalto de ácido, sobre el cual muchos perecen. La pista ácida está flanqueada por soldados entrenados, auténticos glóbulos blancos. La misión de los glóbulos blancos es clara y sencilla: reconocer a los extraños y eliminarlos. Y ninguno de los corredores que transitan por allí a toda velocidad es oriundo del lugar. Todos son extraños y, por tanto, el blanco de tan implacables soldados.

Suma y sigue. Las paredes de la pista también suponen una resistencia. No son paredes lisas, sino tortuosas, llenas de criptas, cuevas sin salida, recovecos para despistar al más avezado. Y no hay posibilidad de varios intentos, las paredes son pegajosas, cubiertas de un moco cervical. Si tocas una pared… ¡eliminado!

Nuevas pruebas aguardan al final de esta gymkana biológica cuya meta se llama óvulo. El óvulo, la meta, no va a ser fácil. A pesar de llegar exhausto en el viaje, el óvulo está protegido por un frente de células que se hacen llamar la “corona radiada”. Los corredores que quieran penetrar esta empalizada deberán tener las armas adecuadas: hialuronidasa y mucha agilidad.

Corona radiata (embriología) - Wikipedia, la enciclopedia libre

Si algunos sobrepasan la barrera, detrás encontrarán un muro de hormigón, la zona pelúcida. Parte del avituallamiento previo al viaje era disponer de buenos disolventes para sobrepasar esta barrera física. Los disolventes se llaman espermiolisinas y si no los tienes, te estamparás contra el hormigón.

EL PREMIO

Después de todo, aún deben quedar fuerzas para cruzar la meta. La meta es cara. Para cruzarla hay que perder los brazos y las piernas, todo que atrás.

Ahora tocaría fusionar el núcleo del corredor vencedor con el núcleo del óvulo archiprotegido. Una vez formado el cigoto acaba una gymkana y empieza otra. Una que dura 9 meses, en la que ocurren miles y miles de pequeños procesos químicos, en la que pueden fallar miles y miles de procesos químicos. Pero sin duda, el premio lo merece.

Nadie dijo que fuera fácil, pero… ¡ASÍ ES LA VIDA!

Esta entrada forma parte de #Polivulgadores de Café Hypatia en su edición de junio de 2021. En esta ocasión polivulgamos sobre #PVvida.

Publicado en Polivulgadores | 1 Comentario

Los cambios de Surinam

Aunque todo el mundo me desaconsejaba realizar tan importante viaje para mí, mi entusiasmo no cesó ni un solo momento y finalmente me adentré en Surinam llevando conmigo a mi hija menor, Dorothea, cuyo valor y valentía reconozco enormemente.

Desde pequeña le gustó observar las crisálidas en el viejo establo familiar y cazar mariposas para luego liberarlas, con el único fin de poder admirarlas de cerca. Sin embargo, con el paso del tiempo, intuyo que su interés hacia los insectos se relaciona más conmigo.

A mis 52 años me encontraba en un país desconocido en el que se sucedían los fenómenos meteorológicos más cambiantes y extremos: épocas de intensas y caóticas lluvias seguidas de importantes sequías que a veces nos impedían abordar la fauna en su plenitud. Ninguno de esos factores impidió que mi ilusión por comenzar el estudio de los insectos de Surinam se viese mermada.

Durante dos años me dediqué en cuerpo y alma a coleccionar, estudiar y dibujar tanto insectos como plantas de aquella región. Allí confirmé mis sospechas y pude estudiar en profundidad el proceso llevado a cabo por las larvas hasta alcanzar su forma adulta, la transformación más bella que mis ojos habían visto.

En Surinam pude estudiar las etapas completas que conforman dicha transformación a través de diferentes especies. Dicho procesod e transformación recibiría el nombre de metamorfosis

En primer lugar aparecía un huevo que presentaba una envoltura altamente resistente con una zona más débil en la que posteriormente aparecería la larva. A continuación, observé cómo la larva crecía rápidamente y en cuestión de días, se producía la mayor transformación, liberándose el insecto en su forma adulta. Los tonos anaranjados del adulto definitivo contrastaban con el fondo tropical verdoso de la flora surinamesa, una panorámica única.

https://allyouneedisbiology.wordpress.com/

Hacía meses que pensaba en Dorothea, y en sus colores cambiantes. A sus 21 años ya era toda una mujer. Sin ser muy consciente, no sólo habían cambiado los colores de sus prendas, su aspecto físico y su carácter había ido cambiando de forma progresiva hasta alcanzar su forma adulta. Seguía siendo Dorothea, seguía estando conmigo, pero ya no era la niña que me empeñaba en seguir viendo. A fin de cuentas, la metamorfosis no era exclusiva de insectos. Y sigo sin entender cómo no he podido verlo antes.

Lastimosamente, mi viaje se vio interrumpido antes de lo previsto por una enfermedad que llamaban malaria y durante la cual vi peligrar mi vida. Ante tal circunstancia, tomé la decisión de volver a Holanda y someterme a un tratamiento que me llevaría a recuperar la salud de forma completa.

Una vez en Europa y con la conveniente colaboración de mis hijas, decidí compartir con el mundo tan memorable viaje y el hallazgo de numerosos descubrimientos entomológicos mediante la publicación de mi libro Metamorfosis de los insectos de Surinam. Un libro plagado de ilustraciones que nunca antes se habían descrito ni plasmado sobre el ciclo de vida de orugas, gusanos, polillas, mariposas, escarabajos, abejas y moscas. Un libro que consideré la obra más importante de mi vida.

Maria Sybilla Merian

Entomóloga (1647-1717)

La metamorfosis de los insectos del Surinam (Maria Sybilla Merian, 1705)

Esta entrada forma parte de #Polivulgadores de Café Hypatia en su edición de abril de 2021. En esta ocasión polivulgamos sobre #PVinsectos.

Publicado en Polivulgadores | 1 Comentario

Siembra y recogerás

Las siguientes descripciones hacen referencia a una planta cuyo nombre científico ya aparece asociado. ¿Te atreverías a adivinar cuál es el nombre común de cada una? ¿Cuántas serás capaz de deducir sin ojear la solución?


Aesculus hippocastanum
Árbol de gran porte, originario del norte de India y llevado desde Constantinopla hasta Francia en 1615. Sin embargo, no fue hasta 1896 cuando un médico francés descubrió sus propiedades curativas y aseguró su eficacia en el tratamiento de las hemorroides y varices.

Betula pendula
Un gran árbol medicinal de la farmacopea europea cuya imagen estaba asociada a los legendarios druidas centroeuropeos y celtas, que se valían de sus ramas para proclamar profecías y ahuyentar a los malos espíritus. El también denominado “árbol de la sabiduría” ha sido utilizado tradicionalmente para la elaboración de pomadas de uso tópico.

Cassia angustifolia
Planta medicinal utilizada históricamente en la medicina moderna por su efecto laxante. En las Antillas, se conoce como “árbol dorado” por su gran belleza, presentando un color amarillento en la cara inferior de sus hojas.

Drosera rotundifolia
También llamada “rocío de sol común”, perteneciente a las plantas carnívoras y con gran eficacia antiinflamatoria y antiespasmódica.

Eugenia caryophyllata
Árbol nativo de Indonesia cuyas flores secas (cerradas) se usan como especia y fueron comercializadas por los árabes durante la Edad Media. Históricamente ha sido utilizado en odontología gracias a su aceite esencial que posee propiedades analgésicas, antiinflamatorias, antibacterianas y anestésicas.

Eugenia caryophyllata (Crédito: pioneerherbal.com)

Foeniculum vulgare
Planta originaria de la cuenca del Mar Mediterráneo que se remonta a la época de Carlomagno, el cual reclamaba en la “Capitulare de villis vel curtis imperii” que se sembrara esta planta en sus campos. De las semillas del fruto se obtiene un aceite esencial usado en fitoterapia con propiedades diuréticas y carminativas, aunque también alivia la conjuntivitis en uso externo.

Glycyrrhiza glabra
Su raíz constituye uno de los condimentos más antiguos, usándose en confitería, dulces, bebidas, y tabletas para eliminar el mal aliento. En la tumba de Tutankamon, en 1350 a.C. se encontraron indicaciones sobre las propiedades terapéuticas de la raíz de esta planta.

Humulus lupulus
“Es cálido y seco, tiene una humedad moderada, y no es muy útil para beneficiar al hombre, porque hace crecer la melancolía y hace triste su alma. Pero sin embargo, como resultado de su propia amargura, mantiene algunas putrefacciones de las bebidas a las que se puede agregar, para que puedan durar mucho más tiempo” Hildegard de Bingen.

Iris germanica
Planta perenne de jardín con bonitas inflorescencias en color púrpura y cuyos rizomas se utilizan en infusiones como purgante. Carlomagno introdujo esta planta en Francia y se convirtió en emblema de la casa real francesa.

Juglans regia
Árbol de gran altitud introducido en Europa antes de la época romana cuyas semillas del fruto se consumían en la antigüedad para “fomentar la inteligencia por la similitud de su forma con la del cerebro”.

Juglans regia (Crédito: antropocene.it)

Knautia arvensis
Muy utilizada en la antigüedad como tratamiento para eliminar la sarna.

Lippia citriodora
Sus hojas presentan un característico aroma a limón y se utilizan para elaborar infusiones tranquilizantes y contra el insomnio. Su hombre común fue otorgado en honor a María Luisa de Parma, esposa de Carlos IV.

Matricaria chamomilla
Una de las plantas medicinales más antiguas de las que hay conocimiento, es usada tradicionalmente por sus propiedades calmantes y digestivas.

Nymphaea nouchali
Planta acuática que habita en los cursos de agua tranquilos y los estanques a la que se le han atribuido propiedades medicinales como anafrodisíacas y calmantes. Debido a esto, antiguamente se utilizaba esta planta en conventos y seminarios para tratar ninfomanías y erectismo genital.

Oenothera biennis
Planta que alcanza los 150 cm de altura con inflorescencias en forma de largas espigas y flores agrupadas densamente de color amarillo. Antiguamente se denominaba como “la planta de la mujer” gracias a su efecto terapéutico en el ciclo menstrual y menopausia.

Paullinia cupana
Se trata de la planta con más contenido en cafeína que se conoce, incluso superior al del café por lo que es usada por su gran poder estimulante. El francés Gassiecourt fue quien introdujo esta planta en Europa, donde se convirtió en el estimulante principal utilizado en el siglo XIX.

Paullinia cupana (Crédito: antropocene.it)

Quercus Robur
Árbol muy robusto que puede superar los 40 m de altura, típico de Europa e icónico del País Vasco. Su máxima representación histórica la encontramos en el árbol de Guernica que simboliza las libertades tradicionales de los vascos.

Rosmarinus officinalis
Arbusto muy aromático y leñoso, extendido por toda la cuenca mediterránea. Antiguamente era muy utilizado en los sahumerios, quemándose en los rituales mágicos que se realizaban para conseguir la purificación del hogar. Actualmente en fitoterapia, se usa el aceite esencial para paliar el dolor y la inflamación en artritis y artrosis.

Salix alba
Puede alcanzar los 25 m de altura y presenta hojas aserradas de color gris plata. Hipócrates escribió en el siglo V a.C. acerca de una sustancia amarga obtenida de este árbol que podía calmar los dolores y aliviar la fiebre.

Tilia platyphyllos
En la mitología romana, este árbol era símbolo del amor y la fidelidad conyugal y se asociaba con la paz y la armonía. Presenta un elevado contenido en flavonoides, lo que le confiere un efecto ansiolítico, tranquilizante y sedante.

Uncaria Tormentosa
Fue denominada en todo el mundo como la “planta curatodo” ya que era conocida en la selva central de Perú por la cura de enfermedades comunes. Su nombre común hace referencia a la presencia de unas espinas curvas que la planta utiliza para sujetarse a los árboles.

Uncaria tormentosa (Crédito: enbuenasmanos.com)

Viburnum tinus
Arbusto mediterráneo de hasta 7m de altura con fruto de color azul-violáceo metálico oscuro, utilizado como purgante en el estreñimiento. El origen de su nombre deriva de su gran dureza ya que puede sobrevivir en situaciones extremas de temperatura.

Withania aristata
Especie propia de las Islas Canarias a la que, en la medicina tradicional, se le atribuyen múltiples virtudes curativas. Los antiguos curanderos acuñaron un dicho popular que resaltaba sus cualidades: “vale como el oro”.

Xanthosoma sagittifolium
Su nombre común hace referencia a sus grandes hojas con forma de flecha y se considera una de las plantas cultivadas más antiguas del mundo. Se considera peligrosa por la elevada toxicidad que presentan las hojas y tallos.

Yavia cryptocarpa
Planta descubierta recientemente en Argentina cuyo nombre hace referencia a que sus frutos se forman dentro del cuerpo del vegetal y se hacen visibles solo cuando la planta atraviesa un período de sequía.

Zingiber officinale
Galeno utilizaba el rizoma de esta planta como medicamento para corregir los tumores, defectos en el cuerpo y tratamiento de parálisis. En cambio, Avicena lo recomendaba como afrodisíaco, actividad reconocida en estudios posteriores.

Zingiber officinale (Crédito: dr.hauschka.com)

SOLUCIÓN:

A. Castaño de indias
B. Abedul
C. Sen
D. Drosera
E. Clavo
F. Hinojo
G. Regaliz
H. Lúpulo
I. Lirio
J. Nogal
K. Escabiosa / Mordida
L. Hierba luisa
M. Manzanilla
N. Nenúfar
O. Onagra
P. Guaraná
Q. Roble
R. Romero
S. Sauce
T. Tila
U. Uña de gato
V. Durillo
W. Oroval
X. Oreja de elefante
Y. Yavia
Z. Jengibre

Esta entrada forma parte de #Polivulgadores de Café Hypatia en su edición de marzode 2021. En esta ocasión polivulgamos sobre #PVvegetal.

Publicado en Polivulgadores | 1 Comentario

Gracias a ella…

#PVherederas de Hypatia

Alice Augusta Ball. Gracias a ella la lepra pudo ser tratada de forma efectiva mediante el ester de etilo que aisló del aceite de chaulmoogra. Fue la primera mujer afroamericana titulada con un máster en la Universidad de Hawai

Barbara McClintock. Gracias a ella sabemos que los genes saltan, y que eso puede determinar la expresión de ciertos genes, determinando ciertas características físicas. Ella lo estudió en plantas de maiz y hoy sabemos que es la causa de algunas enfermedades en el humano. Ganó el Premio Nobel de Medicina en 1983.

Cecilia Payne. Gracias a ella sabemos que las estrellas, y todo el universo, están constituídas fundamentalmente por hidrógeno (y helio). Según Otto Struve escribió “la mejor tesis de astronomía de la Historia” y fue la primera profesora asociada en Harvard

Dorothy Mary Crowfoot. Gracias a ella podemos ver la estructura de moléculas complejas. Desarrolló la cristalografía de rayos X en proteínas, una nueva herramienta para ver el mundo microscópico. Mediante cristalografía confirmó la estructura de la penicilina, de la vitamina B12 y, finalmente, de la insulina. Ganó el Premio Nobel de Química de 1964

Elizabeth Blackburn. Gracias a ella conocemos la enzima telomerasa, un mecanismo que tienen las células para evitar envejecer demasiado rápido. En cada división las células acortan sus telómeros, envejeciendo. La telomerasa evita es el antídoto que lucha contra el acortamiento de los telómeros. Si la telomerasa actúa más de lo normal, una célula puede “inmortalizarse”, constituyendo una de las bases del cáncer. Ganó el premio Nobel de Medicina de 2009 y dijo “Mi consejo para las jóvenes científicas sería, como siempre, adelante. Que no tengan miedo de pedir ayuda o consejo ¡y después se sientan libres de ignorarlos!

Franklin, Rosalind. Gracias a ella y a su famosa fotografía 51 sabemos que la molécula de la vida, la que es capaz de autorreplicarse, el ADN es una doble cadena enrollada en forma de espiral. Murió de un cáncer, probablemente a causa de su incansable y depurado trabajo de difracción con rayos X. No recibió el premio Nobel pero la fotografía más relevante en el descubrimiento del ADN es suya y sólo suya.

Gerty Cori. Gracias a ella sabemos que el glucógeno es catabolizado en el músculo y posteriormente resintetizado de nuevo en el hígado. Describió una ruta bioquímica circular que se llama Ciclo de Cori (Ciclo de los carbohidratos) y fue la primera mujeres en recibir el Premio Nobel de Medicina (1947). Si quieres saber más, escribí hace un tiempo esta entrada.

Henrietta Swan Leavitt. Gracias a ella sabemos que el universo es muchísimo más grande de lo que creíamos. Henrietta descubrió las estrellas variables cefeidas y los cambios regulares en su brillo, estableciendo la ley Periodo-Luminosidad en dichas estrellas. Viendo cómo eran los ciclos de brillo de estas estrellas, podía estimar a qué distancia estaban. Con ello ideó un sistema para medir las distancias celestes más grandes. Así pudimos saber que había galaxias más allá de nuestra Vía Láctea.

Irene Joliot-Curie. Gracias a ella sabemos de que la relación entre los distintos elementos de la tabla periódica es mucho más estrecha de lo que se pensaba. Bombardeando elementos como el boro o el magnesio con partículas, se podía cambiar el núcleo de dichos elementos, y por tanto la identidad. Ganó el Premio Nobel de Química en 1935 por su descubrimiento de más de 400 radioisótopos artificiales y sentó las bases de lo que luego sería la fisión y la fusión nuclear.

Jocelyn Bell Gracias a ella conocemos los púlsars (pulsating stars). Los púlsars emiten unas señales extraordinariamente regulares, tanto que casi no parecen de origen natural. De hecho, a estas señales se las llamaba LGM (Little Green Men – hombrecillos verdes), hasta que Jocelyn supo ver que no era cosa de extraterrestres sino un nuevo cuerpo estelar que servía para confirmar la teoría de la evolución estelar. Los pulsos regulares de estos cuerpos puedes usarse como radiobalizas y, aunque no sean cosa de extraterrestres, los hombrecillos verdes sí podrían usarlos para encontrarnos a nosotros

Katherine Johnson. Gracias a ella se pudo hacer uno de los “tiros” más certeros de la Historia de la Humanidad. Poner un satélite en órbita o cualquier misión espacial en el fondo no es muy diferente a tirar una piedra, tirarla tan fuerte que se sale de la Tierra. Pero hay que saber “tirarla bien” para que llegue a su destino. Esta física y matemática trabajó en la computación digital de la NASA y calculó las trayectorias del Proyecto Mercury (que llevó a Alan Shepard, primer estadounidense en el espacio, fuera de la Tierra y lo devolvió sano y salvo). Calculó la trayectoria del Apolo 11, un “tiro” de casi 400.000 km que nos llevó a la Luna y nos hizo pisarla.

Lynn Margulis. Gracias a ella sabemos que la evolución no es tan lenta como parecía y que, a veces, da grandes saltos que le permiten atajar y avanzar en el desarrollo de nuevas especies más adaptadas. Su teoría endosimbiótica sigue siendo hoy día una de las mejores bazas para explicar el origen de la célula eucariota, posiblemente la maquina más compleja que ha desarrollado la evolución. Gran bióloga y excelente divulgadora que aúna el inconfundible espíritu de Hypatia de Alejandría.

Mary Anning. Gracias a ella conocemos el mundo jurásico y tenemos los primeros esqueletos de ictiosaurio, plesiosaurio y pterosaurio. Lyme Regis se convirtió en uno de los principales lechos de fósiles de dinosaurios. Más allá del valor material, la curiosidad de esta abnegada coleccionista de fósiles, contribuyó a confirmar la teoría de le extinción de las especies que propugnaba Darwin. Los fósiles de Mary Anning fueron una pieza clave para desterrar el creacionismo que casi nadie se atrevía a denostar.

Noether, Emmy. Gracias a ella tenemos el que ha sido catalogado como “uno de los teoremas más bellos y elegantes de la Historia”. El teorema de Noether establece una relación bidireccional entre la simetría y las cantidades conservadas. Allí donde hay una simetría, surge una ley de conservación. Por ejemplo, de la simetría con respecto al eje de rotación se deduce la ley de conservación del momento angular. Es un teorema que aplica a muchísimos campos de la física y las matemáticas, con una potencia de cálculo extraordinaria.

Oliva Sabuco. Gracias a ella pudimos desterrar poco a poco algunos de los preceptos y teorías de los grandes filósofos antiguos que eran erróneos. Esta mujer renacentista escribió en castellano algunas ideas que se consideraba heréticas y luego resultaron ser ciertas. Entre otras, hipotetizó que la peste se transmitía por el aire y que aislar a los enfermos, controlaba la enfermedad. Atacó las bases de la Medicina tradicional asentadas por Aristóteles, Hipócrates o Galeno… una mujer española… en el siglo XVI ¡Qué valentía! José Antonio Bustelo escribió este retrato alfabético sobre ella

Porco, Carolyn. Gracias a ella y a sus imágenes conocemos más sobre sobre nuestro Sistema Solar. Sus imágenes tomadas con la sonda Cassini permitieron descubrir los océanos de agua en Encélado (luna de Saturno). La misión Voyager 1 se utilizó también para estudiar los anillos de Urano y Neptuno. Junto con todo el conocimiento obtenido en la misión Cassini sobre los niallos de Saturno, la convirtieron en una experta en anillos planetariosy valedora de su cariñoso apodo, “The lady of the rings”. También es suya una de las imágenes más icónicas de la exploración espacial. Nos empequeñeció a todos convirtiendo a nuestro planeta en nada más que un punto azul pálido.

Quirós, Jimena. Gracias a ella también se pudo introducir la mujer en un campo científico como la oceoanografía. Fue la primera mujer en embarcar en una campaña oceanográfica en España y la primera en firmar un trabajo científico en ciencias marinas. Describió la biología, distribución y abundancia de más de 40 especies de moluscos y ya alertaba en sus trabajos sobre el peligro de agotamiento de los caladeros

Rita Levi-Montalcini. Gracias a ella conocemos el factor de crecimiento nervioso. Desentraño algunos de los mecanismos de crecimiento celular, particularmente en neuronas. En 1952 aisló una proteína que liberan las neuronas e induce el crecimiento de las terminaciones nerviosas de células vecinas, el factor de crecimiento nervioso (NGF). Ganó el Nobel de Medicina en 1986 y dijo “Tras siglos de letargo, ahora las mujeres jóvenes pueden dirigir la vista a un futuro moldeado por sus propias manos.”

Sklodowska, Marie. Gracias a ella conocemos el “radio” (por su radiactividad) y el “polonio” (por su país natal). Marie Curie dedicó su vida, y su salud, al estudio de los “rayos de Becquerel”, el fenómeno mediante el cual algunos elementos como el uranio emitían radiación de forma espontánea y que hoy conocemos como radiactividad. La única mujer que ha ganado dos premios Nobel (1903 y 1911) sigue siendo el estandarte principal de todas esas mujeres que han contribuido y contribuyen al avance de la Ciencia, la heredera por antonomasia.

Tilghman, Shirley. Gracias a ella sabemos que las leyes de Mendel no son universales y tienen sus excepciones. La genética clásica propone que recibimos dos copias de cada gen (una por nuestro padre y otra por nuestra madre) y que la expresión ocurre simultáneamente en ambos genes. La investigación de esta bióloga molécular está enfocada en el estudio de la impronta genética, un fenómeno que afecta a algunos genes y a través de cual la expresión del gen es distinta según si procede del gen materno o paterno. En 2001 fue elegida Presidenta de la Universidad de Princeton, una de las universidades más prestigiosas del mundo.

Ursula Franklin. Gracias a ella podemos reflexionar sobre qué es y hacia donde nos lleva la tecnología. Las tecnología holística (usada por artesanos) permiten a los artesanos controlar su propio trabajo de principio a fin; mientras que las tecnologías prescriptivas (asociadas a la divisón del trabajo y producción a gran escala) organizan el trabajo como una secuencia de pasos que requieren supervisión por parte de los jefes o gerentes de cada organización. Esta física y metalúrgica canadiense argumenta que el predominio de las tecnologías preceptivas en la sociedad moderna, desalienta el pensamiento crítico y promueve “una cultura de cumplimiento”. Detectó la presencia de sustancias radiactivas en los dientes de leche de los niños canadienses, y en particular de su propio hijo, un descubrimiento que contribuyó a poner fin  a las pruebas nucleares durante la Guerra Fría. Fue la primera mujer profesora de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Toronto en 1984.

Vera Rubin. Gracias a ella sabemos que hay más materia de la que podemos ver o tocar. Vio que las estrellas en los exteriores de las galaxias se movían más rápido de lo esperado según la gravitación universal que relaciona la fuerza de atracción con la masa de los cuerpos. Y esto sólo podían significar dos cosas: O Newton se equivocaba, o había en el universo más masa (que generaba más atracción) de la que éramos conscientes. Su trabajo para desentrañar las anomalías en la rotación de las galaxias supone una de las pruebas más fuertes que existen sobre la materia oscura, una materia impalpable que abarca casi un tercio de la composición de nuestro universo. Cuando fallecióen 2016, el astrobiólogo David Grinspoon dijo “Ha muerto un gigante”.

Wendy Friedman. Gracias a ella tenemos información mucho más precisa de cómo se expande el universo. Utilizando las variables cefeidas de Henrietta Leavitt determinó, junto a su equipo, el valor de la constante de Hubble, un hito fundamental para poder conocer el tamaño del universo y, por tanto, su edad

Xia Peisu. Gracias a ella China pudo iniciar de cero su desarrollo en computación digital, convirtiéndose en una de las potencias mundiales en el campo hoy día. En 1960 esta ingeniera y diseñadora informática hizo entrar en funcionamiento el primer computador electrónico de China. Desarrolló una matriz de procesadores capaz de aumentar 2000 veces la potencia de cálculo de los procesadores de la época. También fue una excelente educadora que cultivó una generación tra otra de estuidiantes, forjando el futuro del gigante asiático.

Yuasa, Toshiko. Gracias a ella se pudo continuar el estudio de las partículas alfa y beta emitidas por núcleos radiactivos artificiales, continuando el trabajo de Irene Joliot-Curie. Fue la primera mujer física japonesa.

Zonia Baber. Gracias a ella la geografía, y posiblemente otras disciplinas se enseñan de forma diferente en la actualidad. Insistía en la importancia del trabajo experimental de campo para aprender, en lugar de la simple memorización. Se convirtió en una pionera en la enseñanza de la geografía y llegó a patentar un escritorio escolar para el aprendizaje de geografía y otras ciencias, con compartimentos y bandejas en las que almacenar los distintos materiales del aprendizaje.

Esta entrada forma parte de #Polivulgadores de Café Hypatia en su edición de febrero de 2021. En esta ocasión polivulgamos sobre #PVherederas.

Publicado en Polivulgadores | 1 Comentario

Vinieron los gigantes y dijeron…

Vino Pitágoras y dijo que sabía calcular la hipotenusa de un triángulo rectángulo

Vino Euclides y dijo que la relación entre el perímetro de una circunferencia y su diámetro es una constante. Se llamaría “número pi”

Vino Arquímedes y dijo que podía aproximarse a pi inscribiendo polígonos dentro de la circunferencia.

Vino Galileo y dijo que el universo estaba escrito en el idioma de los números

Vino Euler y dijo que el número pi (perímetro o periferia) sería mundialmente reconocido

Vino Shockley y dijo que el transistor quedaba inventado

Vino Moore y dijo que el número de transistores que tiene un un microprocesador se duplica cada dos años.

Vino Emma Haruka Iwao y dijo que podía calcular 31 billones de decimales de pi utilizando más de 25 ordenadores simultáneamente durante 121 días.

Emma Haruka Iwao ha visto más lejos que nadie, porque ha podido vislumbrar el mundo a hombros de gigantes.

Emma Haruka Iwao, programadora de Google (1986- )

Con la tecnología de hace 27 siglos también se podían hacer buenas aproximaciones al escurridizo cociente entre el perímetro y el diámetro del círculo. ¡Sólo hay que usar el Teorema de Pitágoras!… Anímate a calcular los primeros decimales de este número inalcanzable y no dejes de disfrutar “El asesinato de Pitágoras”, la genial novela de Marcos Chicot.

Esta entrada forma parte de #Polivulgadores de Café Hypatia en su edición de enero de 2021. En esta ocasión polivulgamos sobre #PVgigantes.

Publicado en Polivulgadores | 1 Comentario

Día, 22 de octubre de 1975. 5 horas, 13 minutos y 7 segundos.

Hace ya unas horas que he emprendido la que será mi última misión. Es día, 21 de octubre de 1975. 16 horas, 37 minutos y 14 segundos. Si todo ocurre como está previsto, será todo un acontecimiento… si todo ocurre como está previsto…

De momento se empiezan a cumplir los primeros indicios. El acelerómetro evidencia que ha empezado un camino que será corto, tal vez, pero a la vez intenso y exasperante…

Altitud, 95 kilómetros. Empieza el aerofrenado. El casco empieza a calentarse. La densidad no es muy grande, de momento hay transparencia. No obstante, la fricción de los gases incidiendo sobre el casco a gran velocidad empiezan a calentarlo. En poco tiempo este calor acabará por convertirme en una bola de fuego, ionizando la atmósfera circundante…

Altitud, 67 kilómetros, la velocidad se ha reducido bastante, casi a la mitad. Es hora de echar un vistazo por fin y empezar a tomar medidas. La eyección de la mitad del casco me deja al descubierto un paisaje nada esperado. La atmósfera, contra todo pronóstico, es aparentemente transparente, el aire no tiene una gran densidad. Se despliegan dos paracaidas para continuar reduciendo la velocidad. Surgen las primeras complicaciones. A pesar de su levedad, imperaban vientos muy fuertes en la atmósfera. Según mis cálculos, eran corrientes en chorro a unos 350 kilómetros por hora, azotando los paracaidas. Si los paracaidas tenían el objetivo de estabilizarme, el efecto fue justo el contrario…

Más abajo, conforme los vientos huracanados me permiten tomarme un respiro, empiezo a ver las primera nubes, más bien una neblina helada de lo que parece ser ácido sulfúrico. De momento no hay señales claras de la presencia de un campo magnético. Seguimos avanzando en el camino. Las nubes ácidas cada vez se van haciendo más extensas, más espesas y reflectantes. También se detectan fenómenos eléctricos de gran energía…

Altitud, 36 kilómetros. La neblina se ha convertido en auténticas nubes gigantes, de cerca de 30 km de espesor. Poco a poco el paisaje cambia de forma drástica. La reflectividad de las nubes no dejan atravesar la luz, todo se vuelve lúgubre. La composición del aire también cambia. Empiezo a notar una atmósfera cada vez más densa. Los espectrómetros revelan una altísima cantidad de dióxido de carbono y nitrógeno en menor medida…

Altitud, 12 kilómetros. Las nubes de ácido quedaron atrás, me he abierto paso y me encuentro cerca del final. Ahora viene lo esperado. La parte difícil no era mantenerse en pie con vientos que dan la vuelta a la circunferencia cada 3 días. Ahora el viento se ha aligerado y eso me mantiene en mi camino hasta el final con firmeza. El sistema de refrigeración por circulación de fluido se esfuerza en luchar contra una temperatura abrasadora, causa de la saturación de dióxido de carbono y el efecto invernadero que genera…

Día, 22 de octubre de 1975. 5 horas, 13 minutos y 7 segundos. Se ha producido un contacto suave con la superficie. El funcionamiento de los instrumentos empieza a resentirse. El período de rotación es de 243 días. La traslación es de 224 días. Nunca pensé que diría esto, pero aquí un día es más largo que un año. Una temperatura de 480 grados centígrados me derrite y una presión de 92 atmósferas me aplasta. El metal empieza a fundirse y toda la estructura se resiente. Como consecuencia de la enorme presión, los vientos son muy ténues en la superficie. El sistema de refrigeración se hace insuficiente. Empiezan los primeros fallos. Una de las tapas del objetivo de la cámara para hacer fotos no consigue levantarse. Por fortuna nos queda otra cámara. Es hora de hacer una foto, la primera foto. La primera vez que se consigue llegar hast…..ggggggg…..He aterrizado cerca de …..gggg…..volcánica. Las piedras son grandes y no hay signos…..gggggggg…ggggggg… erosión, lo que revela una atmósfera tremendamente estable, aunque ….ggggggggggggggggggggggggggggggggggggggg….

El 22 de octubre de 1975, la sonda soviética Venera 9 consigue atravesar toda la atmósfera de Venus, siendo el primer objeto en posarse sobre la superficie de otro planeta. El éxito de la misión consistió en sortear toda una serie de adversidades climatológicas adversas en la atmósfera del planeta vecino. Una atmósfera constituida por un 96% de dióxido de carbono genera un efecto invernadero que calienta la superficie a casi 500 grados centígrados. Una atmósfera de más 100 kilómetros de espesor genera una presión equivalente a tener un kilómetro de oceáno sobre la cabeza. 53 minutos después de entrar en contacto con la superficie de Venus, la sonda Venera 9 dejó de transmitir, posiblemente fundida y aplastada por la atmósfera de un planeta que siempre hemos supuesto cándido y apacible. Antes del final de su retransmisión tomó la primera foto de la superficie de un mundo extraño, para después callar para siempre.

Primera fotografía de la superficie de Venus tomada por una de las cámaras del aterrizador de la sonda Venera 9, minutos antes de acabar su transmisión (Credito: Sputniknews.com)

Esta entrada forma parte de #Polivulgadores de Café Hypatia en su edición de diciembre de 2020. En esta ocasión polivulgamos sobre #PVatmosfera.

Publicado en Polivulgadores | 1 Comentario

Versos covalentes

Hace ya mucho tiempo que los átomos aprendieron a compartir pares de electrones para así satisfacer su “ansia octoelectrónica”. Así se forman los enlaces covalentes y así se forman muchas de las moléculas que hoy conocemos.

De la misma manera, los scikus aislados poco a poco a compartir versos de forma covalente, para así formar sus propias moléculas. He aquí dos de ellas.

La rima no es la mejor y la métrica a veces falla. No son perfectos para ningún sciku, pera así son los versos covalentes, tratando de satisfacer su “ansia trivérsica”.

 

Esta entrada forma parte de #Polivulgadores de Café Hypatia en su edición de noviembre de 2020. En esta ocasión polivulgamos sobre #PVmoleculas.

Publicado en Polivulgadores | 1 Comentario